Chirstopher Davy

Tu rincón de información

Como detectar problemas con la junta homocinetica

La transmisión es la encargada de pasar a las ruedas la fuerza o tracción del motor; dicha función la cumple por medio de los ejes, quienes acogen la rotación que produce la caja de cambios y se la transmiten a las ruedas, además de soportar los giros de las mismas. Para lograr todos estos movimientos se requiere que la transmisión esté articulada, lo cual se obtiene gracias a la junta homocinética.

Este elemento se conecta por un extremo con el buje de la rueda y por el otro con la salida del diferencial, así la transmisión no recibe daño alguno y no se pierde la tracción de las ruedas. La junta es una pieza bastante compleja, va unida al palier de la transmisión con el fin de que los ejes que van de forma longitudinal se conecten y su velocidad pueda ser la misma.

Cuidados que debe recibir la junta homocinética

La junta tiene distintas especificaciones para diversos tipos de vehículos, por lo cual se debe tener mucho cuidado al adquirirla. Con solo una pequeña diferencia, por ejemplo, de su largo, bastaría para que se desacople del lugar que le corresponde o para que resulte muy difícil y hasta imposible su instalación.

Debe haber una junta homocinética en cada rueda, cubiertas por un guardapolvo de goma; de lo contrario, estarían totalmente expuestas al agua, barro o polvo. De todos modos, aunque tengan esa protección, es aconsejable revisarlas con frecuencia, para verificar que estén intactas; recuerde que, como sucede con cualquier articulación, han de mantenerse limpias y lubricadas, y al removerlas, asegúrese de reponer el aceite que se sale.

Cómo detectar si una junta homocinética está dañada

Cuando el coche gira es común que se produzcan ruidos o vibraciones, si los guardapolvos de las juntas se han roto. En caso de que se percate de alguna irregularidad, es mejor acudir al taller para determinar el origen de dichos síntomas, ya que puede confundirse con otras fallas. Al romperse, pierden parte de su grasa, y la que mantienen en su interior se ensucia de polvo o agua, dificultando la lubricación.

Otra señal de problemas en la junta es un chasquido al acelerar, el cual podría indicar el desgaste de una punta de eje o que se haya dañado. También podrían sentirse temblores y vibraciones al acelerar, a causa de un eje que se encuentre fuera de balance.

Cuando sienta los síntomas antes descritos, trate de identificar de qué lado provienen, puesto que puede reemplazarse solo la junta afectada en lugar de ambas. En cuanto a los guardapolvos, lo ideal es que sean cambiados cada 2 años aproximadamente; que se dañen y no lo note, podría acarrear una avería en la junta y su eventual sustitución.

Utilizando piezas usadas coches es posible reemplazar los elementos que requiera durante las reparaciones, sin tener que preocuparse por el monto, debido a que suelen ser más baratas que en otras tiendas convencionales. Puede buscar opciones por Internet, así también ahorraría tiempo.

  • Published On : 3 meses ago on septiembre 10, 2020
  • Author By :
  • Last Updated : septiembre 10, 2020 @ 5:17 pm
  • In The Categories Of : Uncategorized
';

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies